El jugador (online) entrega I

Dicen que en el sur de la ciudad hay alguien que vive de jugar al poker por Internet. Es un chileno de 25 años que no tiene teléfono: la única forma de encontrarlo es llamar al celular de un vecino.

Me pasan el número, intento durante tres días y nada. Siempre apagado. Pienso en olvidar el asunto, pero al final me comunico. Es de mañana y una voz extraña pide que pruebe más tarde.

Max -así se llama el jugador- nunca se levanta temprano.

A la tarde vuelvo a llamar. Soy el amigo del amigo de un conocido, hago un trabajo sobre Poker por Internet y me comentaron que eras un experto. Mucho gusto, me gustaría entrevistarte. Mi carta de presentación es extraña, pero Max escucha sin sorpresa. Al final, medita dos segundos y dice:

-Si es sobre Poker, yo te puedo ayudar.

Me invita a estudiar con él y sus amigos. Le digo que no hace falta. Mi intención es mucho más humilde; apenas saber como puede vivir del juego por Internet. Max entiende enseguida.

Dos horas después de hablar por teléfono nos encontramos en el bar Britátnico, en San Telmo. Desde que lo reabrieron sin los gallegos había prometido no volver, y ahora estoy a punto incumplir mi promesa.

Para romper el hielo le cuento a Max de mi relación con el bar. Conoce toda la historia, porque también solía para ahí antes de que lo conviertan en un lugar lleno de potus y helechos:

-Venía siempre –dice- a jugar al ajedrez con los viejitos que paraban en las mesas del fondo.

Los ojos de Max queman. No puedo mirarlos.

El ajedrez no era sólo una diversión de domingo: antes de dedicarse al poker por internet participó de algunos torneos en el Club Argentino. Siento que si jugásemos un partido, él sabría que voy a hacer en las próximas diez o quince movidas y que apenas disimularía su superioridad, como se hace frente a los niños. También nuestra conversación es así. Él habla y lo interrumpo con frases cortas y sonidos guturales que intentan hacerlo hablar más. Mis medias palabras alcanzan para que extienda sus explicaciones. En algún momento lo hace notar:

-Si conversamos de otra cosa durante más de diez minutos –dice- me aburro. Ahora está bien porque hablo yo. Me pasa con todo el mundo.

Max opina que la mayoría de la gente no entiende el poker, que lo juegan como si fuera la ruleta. Me explica que en el juego, sobre todo en el virtual, se hacen una serie de cálculos matemáticos complejos sobre una base de azar. Además hay que saber, por ejemplo, si el tipo que está en frente va a caer en tu trampa, o que posibilidades hay de que nos mientan.

Según Max, en el mundo hay 50 millones de jugadores, de los cuales sólo el 5% gana y vive de del Poker online. Él es uno de ellos, y dice que no es el azar lo que lo llevó hasta ahí:

-Con suerte sola no se hace nada. El jugador estudia, se prepara. Tenés que jugar miles de manos para convertirte un ganador.

Con el tiempo, el juego se vuelve una forma de vida y se hace cada vez más difícil retirarse:

-Es difícil hacerlo –me dice Max- si ganás 2000, 3000 o 5000 dólares por mes. Igual, nadie dice cuanto gana. Cuando entrás en esto te mantenés en lo oculto.

Las leyendas hablan de gente que ganó miles de dólares sin poner un centavo. A mi me suena a típico argumento de empresas de venta directa. Ya saben: todo eso de ‘yo antes era un alfenique’ o de resultados edificantes para convencer a los ilusos y desesperados.

Max dice que no, que en el poker virtual esas cosas pasan.

Y que él es un ejemplo.

Quedamos en vernos el Lunes para una entrevista formal. Vamos a arreglar los detalles por mail.

Anuncios

Un comentario en “El jugador (online) entrega I

  1. Sí, Sebastián, yo también conozco a alguien que vive de jugar al poker online. Es un ajedrecista medianamente conocido en el mundillo de los 64 cuadraditos…Hasta hace poco solamente se dedicaba a dar clases de ajedrez por Internet pero luego descubrió que podía aplicar su entrenamiento y sus conocimientos sobre probabilidades para jugar al poker virtual…y la verdad es que vive realmente bien. Es más, en estos días está en Las Vegas jugando un campeonato mundial…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s