La medida

Con respecto al libro ‘Gauchito Gil’ sucedió lo siguiente: A la presentación invitamos para que lea uno de sus poemas a la gran Naty Menstrual, que vino ataviada con una pollera escolar cuadriculada. Luego del evento, la poetisa se fue a un cine porno del barrio de Once, escenario de muchas de sus mejores crónicas. Allí, el boletero le secuestró (por las buenas) su ejemplar de Gauchito Gil para que lo vea su esposa.

Quizás ese sea el objetivo último de hacer un libro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s