Second Life es aburrido.

Abrí una cuenta en Second Life como parte de un experimento. Mi Avatar-mi alter ego virtual-se llamó Corrientes Canning. Desde el principio hubo algo que no me gustó: la mayoría de los avatares tienen porte de modelos publicitarios, así que decidí que Corrientes no estaría dentro de esos parámetros estéticos. Lo hice narigón, bien gordo y -gracias a un avatar que me crucé, lo vestí con una camiseta de la selección nacional.  Mi aspecto era comentario obligado a cada lugar donde entraba. 

Claro, eso cuando me encontraba con gente. O cuando lograba verla. Porque además de que hay bastante menos gente de la que uno piensa , la mayoría de las veces, a pesar de tener una conexión a internet de un mega  y una mac G4, el ‘lag’ -retrazo en ver las imagenes-convertía todo en un mar de siluetas grises.

Después,  el aburrimiento. Las personas con las que me encontraba eran parecidas a las que  había en las salas de chat de antaño. Frustrados, aburridos y neuróticos que no se animan a llevar adelante sus deseos en la vida real: degenerados de salón,  cancheros de pantalla, zafados de internet, etc. 

El primer y único trabajo de Corrientes Canning en SL fue limpiando pisos en Bad Boys Club. Estuve 20 minutos, se calentó el procesador de mi máquina y lo único que logré fue un ganar dos Linden Dollars, que luego perdió en un tragamonedas porque no encontró cosa mejor que hacer con el dinero.

Eso sí, en Bad Boys le regalaron un pene, enorme y rosado, que se colocó en forma inmediata  y escandalizó a más de un avatar moralista.

El resto fue lo mismo de siempre: ir a un baile donde con sólo apretar un botón mi avatar se movía como un convulso, entrar a tiendas vacias donde vendían cosas espantosas, vagar sin rumbo hacía ninguna parte. Todo lo que tenía un poco de interés salía mucho dinero, y sospecho no valía tanto la pena.

Con los días, descubrí que SL puede ser adictivo, como todo lo que está en la pantalla y parece no tener límite. Pero divertido, seguro que no. Para interactuar sigue siendo mejor el GTA San Andreas, el Counter Strike  o el viejo chat, donde al menos hay poco más de adrenalina.

Yo creo que la wed 2.0 existe en tanto el contenido multimedia se hizo accesible y masivo. Pero de ahí a decir que ‘la mayoria de las cosas pasan en la pantalla’, como dijo el otro día un comentarista en el blog de Clarck, o que SL es la meca del futuro, es poco menos que una tontería.

Y si no, que le pregunten al pobre Corrientes Canning, cuyo dueño, cansado de que no lo divierta ni un poco, ha decidido dejarlo en el limbo de los avatares abandonados.

Links sobre el tema: 

-Diario el pais: Second Life está desierto.
-Bloglink: La caída de SL 
-Pagina12: Second Life según Fresán
-Risas grabadas: Sobre la web 2.0

Anuncios

Un comentario en “Second Life es aburrido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s