Bolivia

Argentina es un país racista. Que todavía se hable en termino de cabezas, negros, grasas, es solo una forma de naturalizar ese racismo en el lenguaje.  Yo suelo hacer pequeños actos de terrorismo urbano para contribuir a combatirlo. Quizás sean banalidades, tonteras que solo sirven para molestar. En los bondis, por ejemplo, cuando me cruzo con una boliviana y su hijo en brazos los ayudo a tramitar una asiento. Es un momento de tensión racial, en el que por lo general termina ganando la cordura. Pero casi nadie le quiere dar el asiento a una boliviana con un bebé en brazos, así que lo pido yo de forma algo ruidosa, y absorvo las miradas de odio de quienes se ven obligados a dejar el lugar en silencio, a traspasarles esa pequeña comodidad a una mujer altiplánica, con su wawa en brazos. Alguna vez leí en algún lado que el apartied es que en los colectivos solo puedan viajar sentados los que pertenecen a un raza. Tengo una batería de insultos violentos preparados para quién diga algo al respecto.

Ah, y que grande Evo, como los durmió a los autonomistas  ¿no?

Anuncios

6 comentarios en “Bolivia

  1. Lo que contás me hizo recordar el racismo que veía a diario en BsAs durante mi infancia (me enseñaron a abrir los ojos a esas cosas desde chiquita). Toda mi vida me pregunté cómo era posible que eso sucediera en un país hecho a pulmón por inmigrantes. Hoy vivo en Madrid, y no deja de sorprenderme ver que el “racismo del primer mundo” es aún más insufrible que el que vivimos en Argentina. Todas las formas de racismo son igualmente reprochables. El matiz está en la alevosía y la intencionalidad de quien lo comete. Aquí la gente parece sentirse justificada por los medios de difusión, que casualmente pone las malas cifras de la economía acompañadas con noticias sobre nuevos casos de discriminación… Tal vez sea una infeliz “coincidencia” que se hizo costumbre. Pero el caso es que en varias oportunidades escuché de televidentes, justificaciones muy elocuentes y no por eso menos estúpidas luego de ver una noticia de agresión a una mujer boliviana, peruana o de donde tuviera la suerte de ser la víctima.
    Mi bronca ya no es por el racismo. Sino porque gente que tiene la capacidad y los medios para entender, prefiera elegir el racismo y justificarlo para no pensar dos segundos si acaso, no habrá otro modo de vivir la vida.

  2. Hola!!

    Me gusto mucho tu post y tambien me gustaria agregar algo… Yo, naci en Argentina, me considero semi argentina, mis padres son japoneses y la mezcla del mundo occidental como oriental siempre estuvo presente en mi… Como pizza con arroz (para algunos puede ser asqueroso, ja, peor a mi me encanta) y se que aunque haya vivido 25 años en Villa Ballester, y haber estudiado en un colegio aleman, me enredo cuando hablo. A pesar de ser parte de una minoria racial en la Argentina, mis hermanas, mis papas y yo algunas veces hemos discriminado, inconscientemente, sin querer… Es algo que se aprende de chico, creo, no se… Cuando entre al jardin me daba panico enfrentarme a esos chicos que no eran como yo, pero que a la vez le divertian las mismas cosas que a mi, ellos me rechazaron muchas veces por mis ojos, mis padres me dijeron que no tengo que tener miedo, en la primaria para imponerme y evitar que me pasen por encima tuve que ser la mas mala de todas… La mayoria de nosotros no repetamos al otro y tampoco sabemos hacernos valer de una forma que no sea negativa. O tal vez me pase a mi, que se yo… Pero el respeto es un valor que es practicamente inexistente hoy en dia… El gobierno no nos respeta, como vamos a hacer para que nuestro patron nos respete, y si es asi como quieren que respete a la persona que viaja al lado mio en el colectivo y tambien como voy a respetar a mi vecino y como pretenden que respete a una cajera de un supermercados.
    Me parece que la cuestion es mas profunda, la gente se encuentra frustrada o satisfecha a medias… No se es cuestion de encontrar medios para poder sacar afuera toda esa frustracion…

  3. Como mujer con bebé en brazos, te quería avisar: nadie le quiere dar el asiento a una, sin importar el color de piel o el origen. Sería graciosa (si no fuera para llorar) la visión de las cabezas de los primeros asientos haciendo pap-pap-pap, bajando para simular el sueño, a medida que subo los escalones del colectivo.

  4. El racismo es algo que me toco vivir desde siempre. Me costo muchos años comprender que los equivocados eran los otros por discriminarme. Es muy díficil entender que una persona que tiene diferente color de piel siente igual que los demás??
    Desde que tengo memoria siempre mi madre no hizo otra cosa que inculcarme el respeto por los demás. Cuidar la forma en la que uno se expresa, a fin de no herir a la otra persona. Pero bueno…creo que los demás (los que me discriminaban) no tuvieron esa suerte!.
    Aplaudo tu manera de reaccionar ante estos hechos…espero que esto sirva para que aquellos que vieron como actuaste, piensen o la próxima vez se animen a copiar tu gesto. Porque estoy segura que pensaron en hacerlo y tuvieron miedo!!!
    Un beso y un gran abrazo!!! Pamela..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s